in Priorat

Clos Mogador

Los orígenes

René Barbier, procedente de una conocida familia de viticultores franceses, llego al Priorat cuando los vinos de esta zona eran totalmente desconocidos. Fue el primero de los pioneros de los nuevos tintos del Priorat y apostó con éxito para recuperar la singularidad de la tierra.

En 1979 adquirió una pequeña finca en Gratallops de 20 hectáreas plantada de garnachas, cariñenas, cabernet y syrah, así comenzó el trayecto de Clos Mogador “Primer Vino de Finca”. Vino de Finca es una calificación diferenciada que se suma a la DOQ Priorat. Esta denominación garantiza que toda la uva dedicada a su elaboración a lo largo de, al menos, los últimos cinco años proviene única y exclusivamente de la finca propiedad de Clos Mogador.

Más tarde adquiere unas 20 hectáreas más entre Manyetes (vino de villa Gratallops) y Nelin (blanco). Siempre obsesionado por el terroir, René intenta que en sus vinos se refleje el clásico de la zona y reconoce que siente gran debilidad por las garnachas.


La elaboración

La vendimia de todas las fincas es manual, y se espera al momento de óptima madurez fenólica para recoger la cosecha. Se transporta rápidamente a bodega en cajas de 10 kilos; y se pasa por la doble cinta de selección de entrada, seleccionando primero los racimos y después los granos.

La fermentación es a partir de un pie de cuba espontáneo, respetando la levadura autóctona de la zona. Se hacen remontados y bazuqueos a fin de obtener una óptima extracción. Se controla diariamente la evolución del proceso, y se vigila que la temperatura no alcance límites excesivos. Este proceso se lleva a cabo en fudres o en barricas abiertas de 300 litros.

La maceración es larga (de 4 a 5 semanas) y se decide el descube por criterios de cata.

Se separa el vino flor del prensado, y se espera a que arranque la fermentación maloláctica. Tras esta, se pasa a barricas francesas donde la crianza se prolongará durante 18 meses.

Tras decidir el momento del embotellado, se espera su evolución en botella.