in Ribera del Duero

Pago del Cielo

Viñedos en las alturas

En los viñedos del valle del Duero puede leerse la historia de este lugar, escrita por los pastores y los agricultores que antaño la moraban.

Dicen que en lo más alto de estas tierras, las frías noches y los calurosos días se combinan a la perfección con los vientos de las montañas, y que traen los recuerdos de los primeros cuidados de la vid, ya en el siglo XII. Es ahí en lo alto donde madura la uva en el silencio de la noche estrellada. Esperando pacientemente el día en que se hará realidad su gran sueño; convertirse en un Ribera del Duero digno de elogio.

A casi 900 metros de altitud, dónde crecen las cepas de Pago del Cielo, se pueden acariciar las estrellas. Y jugar a dar forma a las nubes. El aroma del amanecer es más intenso. Y la luz del sol se despliega sobre la tierra con todo su esplendor.


Los vinos

Celeste es un vino opulento con mucha fruta, cuerpo y color. Resultado del esfuerzo y saber hacer de su enólogo, Juan Ramón García.

El origen del Celeste Crianza, la identidad de la bodega, es la finca de Fompedraza, que se ubica en el sector centro-oriental de la Cuenca del Duero próxima a la localidad de Fompedraza y al río Duratón, afluente del Duero que confluye con él en las proximidades de Peñafiel. Es una zona de relieve suave que se caracteriza por páramos disectados por valles encajonados que dan una morfología típica a la region. La zona se encuentra a una altura sobre el nivel del mar de unos 900 m, lo que condiciona el clima de la región y su vocación vitícola. La finca se asienta sobre suelos de calizas grises y arcillas.


Fichas técnicas

Celeste roble   Descargar ficha técnica

Celeste crianza   Descargar ficha técnica