in California

Futo

El proyecto

Futo Wines comenzó en 2002 cuando Tom y Kyle Futo compraron Oakford Vineyards. Oakford, una propiedad de 16 ha. con 3 ha. de viñedo, había sido fundada en los 80. En 2004, agregaron a la propiedad una parcela contigua de 47 hectáreas, de las cuales 2,5 ha. se plantaron de viñedo bajo la dirección de David Abreu y el enólogo Mark Aubert.

El arquitecto Howard Backe fue el escogido para diseñar la bodega, optimizada para que la gravedad sea la constante desde la recepción de la uva hasta la línea de embotellado. Rodeada de robles y bosques antiguos, la serenidad de la bodega oculta su ubicación en el centro del valle de Napa. Completada a tiempo para recibir la cosecha 2008, Jason Exposto fue el encargado de asumir la dirección técnica de la misma, quien para 2010 ya ejercía plenamente la responsabilidad de vinificación. A finales de 2011, los Futo completaron la compra de una propiedad de 16 ha. en las colinas orientales del distrito de Stags Leap, incluyendo un viñedo de Cabernet de 3,5 ha. plantado en 1986. Hoy, orgullosos del punto al que han llegado, permanecen firmes en su política de mejora constante añada tras añada para mejorar la calidad de los vinos que elaboran.


Las fincas

La finca de Oakville se encuentra en las estribaciones occidentales de la denominación de Oakville. En cotas de entre 100 y 200 metros hay seis pequeñas plantaciones de viñedos separadas que abarcan más de un kilómetro a lo largo de la ladera. Se plantaron 25 bloques distintos de viñedo según la topografía, el suelo y el microclima. Los suelos están compuestos principalmente de arenisca descompuesta y lutitas de antiguos fondos marinos elevados. Cabernet Sauvignon es la variedad predominante, de la que se cultivan varios clones. Además, Cabernet Franc, Petit Verdot y Merlot se encuentran en diferentes lugares seleccionados por toda la finca.

En el extremo sureste del distrito de Stags Leap se encuentra la segunda de las propiedades, en la que los viñedos están plantados sobre lo que fue una antigua cantera de piedra. Hay poca capa superficial y las viñas crecen a partir de toba riolítica rota, un tipo de roca compuesta por ceniza volcánica consolidada. Estas empinadas laderas plantadas en terrazas en 1986 están excepcionalmente bien drenadas, lo que permite que las viñas de Cabernet Sauvignon produzcan pequeños frutos de sabor muy concentrado e intenso. Entre 50 y 90 metros de altitud, los viñedos disfrutan de mañanas brumosas y frías, pero con una exposición occidental que les garantiza mayor luz solar. La particular composición del suelo, la temperatura, nieblas y luz del sol dan como resultado vinos de una calidad excelente.