in Francia, Vinos del mundo

Didier Dagueneau

El rebelde del Loira

Didier Dagueneau, productor de culto de Pouilly-Fumé, una de las zonas más prestigiosa de producción de blancos al este de la región de vinos del Loira, falleció en un trágico accidente aéreo en el año 2008 a la edad de 52 años. La avioneta que pilotaba el propio Dagueneau tuvo problemas durante el despegue y finalmente se estrelló. “L’enfant terrible”, “el rebelde”, “el revolucionario” o “el viticultor iconoclasta” son expresiones que se han usado a menudo para describirlo.

No tenía formación formal en viticultura ni enología, y era totalmente autodidacta, pero fijándose más en lo que hacían los grandes “domaines” de la Borgoña que sus vecinos consiguió fijar con sus vinos el estándar frente al que todo el resto de Pouilly-Fumés serían comparados, aunque nadie en la zona llegó a acercarse a su altura. Probó con la biodinámica, pero su filosofía era enormemente ecléctica, con unas largas crianzas sobre lías, utilizaba levaduras seleccionadas porque consideraba que eran las únicas que podían garantizar que sus vinos terminaran totalmente secos, hacía unas podas severísimas, y controlaba los rendimientos sin reparar en gastos, y especialmente era enormemente crítico con sus vecinos y sus prácticas en viticultura y enología.

Didier Dagueneau se ha consagrado como el gran maestro en este tipo de vinos, con un gran dominio del trabajo en el viñedo, las vinificaciones y la crianza. A partir de su muerte en 2008, su hijo Louis Benjamin Dagueneau es quien está al frente de la bodega y continua con la tradición de elaborar uno de los mejores vinos blancos del Loira y del mundo.


Los vinos

De sus casi 12 hectáreas, exclusivamente de Sauvignon Blanc, produce una media de 50.000 botellas anuales. Siguiendo el modelo borgoñón pasó de hacer una sola ‘cuvée’ a tener ocho vinos diferentes, y cada uno con una personalidad suficiente como para justificar claramente su embotellado por separado. El genérico, Blanc Fumé de Pouilly, recuperaba el antiguo nombre de la zona, y es un ensamblaje de cuatro viñedos diferentes. Pur Sang también es un ensamblaje, pero más definido, ya que todas las uvas provienen de la zona de la Folie, mientras que Bisson Renard, que originalmente se llamaba Buisson Menard, hasta que un periodista se equivocó al escribirlo y a Dagueneau le hizo gracia, tiene su origen en Saint-Andelain, el pueblo del que proviene su familia, en el que vivía y en el que se encontraba su bodega. Cuvée Silex, cuyo nombre procede del tipo de suelo de Saint-Andelain, es la máxima expresión de elegancia y carácter mineral. Un blanco a la vez viril y seductor, que sugiere una larga guarda en bodega. El Clos du Calvaire son apenas 0,2 hectáreas plantadas con una densidad de 11.000 cepas por hectárea, la única viña de la zona que está vallada y puede por tanto llevar el nombre “los”.

En 2005 empezó a hacer el primer vino fuera de Pouilly-Fumé, se trata de otro Sauvignon Blanc de la cercana Sancerre, de la zona de Chavignol, de uno de los viñedos más conocidos, uno de los considerados ‘Grand cru’ de la zona, Les Monts Damnés. Es una empinada ladera imposible de mecanizar, de la que otros productores, como los hermanos Cotat o Thomas-Labaille ya embotellaban ejemplares destacados.