in Destilados

Sierra Tequila

El agave

De las plantas de agave más maduras se obtienen vástagos, los denominados “hijuelos”. Los hijuelos se plantan a mano, y ya en esta fase se desechan de inmediato los agaves de menor calidad. Los agaves utilizados por esta casa de tequila no proceden de grandes invernaderos de plástico, sino directamente del campo. Los trabajadores de campo de Sierra, conocidos como “jimadores” tienen muchos años de experiencia y cuidan con esmero de los agaves durante los varios años del proceso de maduración desde la siembra hasta la cosecha, con la mano y el corazón. En los campos de Sierra no se emplea maquinaria agrícola para ofrecer a las plantas tranquilidad y un entorno natural en el que crecer conservando todas sus propiedades. De hecho, esta destilería es una de las primeras destilerías de tequila del mundo que no emplea ningún tipo de abono químico en sus plantaciones.

El jimador espera a que las hojas interiores del agave sean más largas que las exteriores. Este es el momento óptimo para la cosecha, momento en el que se recolectan los agaves a mano, uno por uno, con una coa, un afilado cuchillo de recolección. El corazón del agave es la piña, que pesa, en promedio, entre 20 y 80 kilogramos.


La destilería

En la destilería Sierra se cortan los agaves con un hacha para posteriormente introducirlos en grandes hornos de acero inoxidable (esterilización en autoclave) para su cuidadosa cocción. Transcurridas de 16 a 24 horas, los agaves cocidos se extraen de la “cazuela”. La fructosa que contiene la planta se ha transformado en azúcar. En esta fase, el agave tiene un sabor muy parecido al de la calabaza cocida.

Paso a paso se extrae el jugo de las frutas, ahora blandas y suaves. Al jugo de agave se le añade una levadura especial para que fermente y al final del proceso de fermentación se obtiene un vino de agave con un 8-10% en volumen de alcohol. A continuación, este vino se destila dos veces en calderas de cobre, de acuerdo con el procedimiento tradicional.

Tras la destilación, el tequila blanco se almacena en grandes tanques de acero donde se deja reposar antes de su embotellado como Sierra Tequila Silver, Sierra Antiguo Tequila Plata o Sierra Milenario Tequila Blanco. Las otras variedades de tequila se almacenan durante diferentes períodos de tiempo en barricas de madera de roble, donde se perfecciona su sabor.  Todos los tequilas de la destilería Sierra tienen una cosa en común; el esmero tradicional con el que se realiza todo el proceso de producción. El tequila deber tener un contenido mínimo de agave del 51%, y en el caso de las variedades Antiguo y Milenario se elaboran 100% a partir de agave.