in Ribeira Sacra

Belarmino

La compañía

Belarmino es el nombre bajo el que nace este joven proyecto. Su objetivo desde el inicio ha sido acercar al mercado una cuidada selección de vinos marcados por la identidad de sus zonas de origen. El valor de los vinos está ligado a la tierra en la que crecen sus viñas y las gentes que las trabajan. La compañía busca aquellas zonas, personas y variedades con las que elaborar vinos que sean el fiel reflejo de la tierra de la que proceden, siempre bajo el dogma del respeto hacia la viña y los procesos naturales. Obsesionados con dar a conocer el potencial vitícola de Galicia con vinos de gran relación calidad-precio, actualmente trabajan en zonas tan próximas como dispares.

La influencia del clima suave y equilibrado del Atlántico es una constante en todas las regiones gallegas, como lo es en mayor o menor medida en todos los vinos elaborados por la compañía. Es precisamente lo calmado de este clima lo que obliga a la vid a luchar por madurar, creando vinos de gran calidad y expresividad. Vinos con gran complejidad aromática, elegancia y frescura. Seña de identidad de la tierra de la que procede, lo es también de lo que transmiten con sus vinos. Belarmino es puro carácter Atlántico.


Ribeira Sacra

Ribeira Sacra, una de las zonas con mayor tradición vitícola de nuestro país, que se remonta al dominio romano sobre estas tierras. Aquí los cauces de los ríos Cabe, Sil y Miño crean caprichosas y abruptas formas sobre las que los viñedos se aferran dando la impresión de estar colgados en el precipicio. Así, entre la acción de la naturaleza y la labor del hombre surge uno de los paisajes vinícolas más hermosos del mundo, un lugar único donde el tiempo parece detenerse.

En esta tierra mágica la Mencía es la variedad reina, adaptada a la perfección a su orografía y climatología, cada Mencía es diferente en sí misma. Belarmino elabora en esta zona vinos que buscan mantener viva la tradición; vinos frescos, afrutados, elegantes y cargados de sutilezas. Así, O Mouro, un vino joven elaborado exclusivamente con Mencía, y su hermano mayor O Manso, elaborado con la misma variedad envejecida durante 6 meses en barrica; son dignos embajadores de su tierra.

O Mouro es un vino joven, fresco y desenfadado que busca recuperar aquel vino fácil de beber, amable, sin más pretensión que acompañar una conversación entre amigos, una comida en familia, una cena en pareja. Celebrar la vida. Elaborado con Mencías de aproximadamente 40 años de diferentes parcelas de escasa superficie, asentadas sobre suelos graníticos y de pizarra. Se vendimia lo más tarde que la climatología lo permite para alcanzar el mayor grado de madurez posible, de forma manual, en cajas de 20 kg. Tras una primera selección en viña por manos expertas, se realiza una segunda selección racimo a racimo en bodega. La elaboración comienza con una premaceración en frío a temperatura controlada durante 8 días y posterior maceración y fermentación a un máximo de 27ºC. Tras un mínimo de 5 meses de crianza en depósito de acero inoxidable se embotella.

O Manso representa el difícil equilibro entre la frescura y la acidez de la Mencía, y la estructura y carácter de la madera. Un vino nacido para el disfrute. Elaborado a partir de viñas de más de 50 años de una sola parcela, se vendimia de forma manual en cajas de 20 kg. Tras un proceso de selección racimo a racimo en viña y bodega, se realiza una premaceración en frío durante días. Macera y fermenta a un máximo de 27ºC, y tras 5 meses de crianza en depósito de acero inoxidable se introduce en barricas de 500 litros de roble francés de segundo año. El tamaño de las barricas y el hecho de que hayan contenido vinos con anterioridad permite controlar el aporte de estas al vino, facilitando que este obtenga de su paso por madera la estructura y redondez que solo el tiempo y la mano del enólogo son capaces de lograr, pero sin perder su identidad; la frescura y el carácter afrutado propios de los vinos de la Ribeira Sacra. Tras 6 meses en barrica se embotella, dónde permanece un mínimo de 3 meses antes de salir al mercado.


Ribeiro

Ribeiro, la decana de las denominaciones de origen gallegas, se asienta en el corazón de la provincia de Ourense. Tierra de fértiles valles surcados por mil ríos, son precisamente las confluencias de los ríos Miño, Avia y Arnoia las que definen su peculiar orografía, ideal para el cultivo de la vid. Zona de transición entre la Galicia de carácter mediterráneo y la de influencia atlántica, es su escasa distancia al océano la que deja huella en sus vinos.

Hablar del Ribeiro es hacerlo de terroir, de miles de pequeñas parcelas que cubren a modo de puzzle toda su extensión, trabajadas con mimo y esmero desde la antigüedad por sus viticultores, patrimonio vivo de esta tierra. Diversidad de parcelas, diversidad de elaboradores, y diversidad de variedades. El Ribeiro es ante todo diverso y heterogéneo. Entre toda esta pluralidad de variedades destaca una con nombre propio, la Treixadura. Los vinos que produce son aromáticos, finos y elegantes, con recuerdos a frutas y delicadas notas florales. Todas características estas, que Belarmino ha querido reunir en Ferrador, su particular homenaje a esta comarca, un monovarietal de Treixadura representante del carácter más atlántico de esta Denominación.

Ferrador es un vino atípico en una región en la que los plurivarietales son la norma. Elaborado exclusivamente con Treixadura, ésta procede de viñas de entre 20 y 30 años de pequeñas parcelas ubicadas en el término municipal de Beade, a orillas del río Avia. Todas ellas de escasa superficie, asentadas sobre suelos heterogéneos, con una limitada disponibilidad de nutrientes, poco profundos y bien drenados. La vendimia se realiza de forma manual en cajas de 20 kg., realizando una primera selección en viña por manos expertas. Una vez en bodega, se realiza una segunda selección racimo a racimo. La elaboración comienza con un escurrido en prensa para obtener el mosto yema, que es sometido a un ligero desfangado estático y posterior fermentación en depósitos de acero inoxidable a baja temperatura para mantener sus delicados aromas varietales. Tras un mínimo de 5 meses de crianza en depósito de acero inoxidable en contacto con sus propias lías, se embotella conservando los aromas varietales que definen a la Treixadura. Ferrador es un vino intenso, fino y elegante. Rico en matices de marcada procedencia varietal.


Fichas técnicas

O Mouro Mencía   Descargar ficha

Ferrador Treixadura   Descargar ficha