in Valdeorras

Valdesil

Valdeorras

Situado al noroeste de Valdeorras, Vilamartín es una de las zonas donde primero se empezó a cultivar la vid de toda la región, y alberga la mayor extensión de viñedos cultivados sobre pizarra, los cuales aportan a los vinos una mineralidad muy característica. Valdesil es una bodega que cuenta con los viñedos de Godello más viejos del mundo. Once pequeñas parcelas de Godello viejo alrededor de una localidad, Portela, originando el nombre de uno de sus vinos más reconocidos; Pezas da Portela. Los suelos pizarrosos, la adecuada combinación entre latitud y altitud, junto con las particulares condiciones climáticas del valle del Sil, hacen de esta zona el lugar ideal para que la Godello exprese todo su potencial, permitiendo una completa maduración de la variedad.

La historia de los vinos de Valdesil se empieza a escribir a partir del deseo, en el año 2001, de recuperar todos las “pezas” de Godello que un día pertenecieron a la familia. Fue José Ramón Gayoso, viticultor de Portela, quien plantó el primer viñedo íntegro de esta variedad en 1885, en la finca Pedrouzos, y partir de púas obtenidas de cepas de esta parcela se originaron todas las replantaciones de los viñedos adquiridos por la bodega, asegurándose de este modo mantener las características de origen, reproduciendo clones de las cepas de Godello más antiguas y puras de Galicia, obteniendo así unos racimos más pequeños, más  concentrados y de menor productividad. Los viñedos disponen de una cubierta vegetal que evita la erosión del suelo y el crecimiento de competencia vegetal para la cepa, y en ningún caso superan los 550 metros de altitud para conseguir el grado de maduración deseado. Los suelos son graníticos y pizarrosos, estos últimos le aportan a la variedad un marcado carácter mineral. En Valdeorras se registran los dos extremos climáticos de Galicia, tiene los veranos más calurosos y sufre de los inviernos más fríos. También registra el menor índice pluviométrico, 800-1000mm.


Los vinos

Bajo una viticultura de equilibrio, Valdesil gestiona sus viñedos con un enfoque científico. Las viñas se han plantado con una mayor densidad de cepas por hectárea, ajustando el portainjerto al tipo de suelo. Por otro lado, se evitan los viñedos a alturas superiores a los 550 metros, pues las habituales lluvias de finales de septiembre impedirían una maduración completa, y se han introducido prácticas como las cubiertas vegetales para evitar la erosión del suelo. Este enfoque supone abandonar la práctica habitual de mantener suelos desnudos en un clima relativamente húmedo mediante laboreo y herbicidas.

Se realiza una preselección en la viña con el fin de garantizar la máxima calidad, y a continuación, las uvas se vendimian en cajas de plástico de 15 kilogramos para que los granos lleguen enteros. Posteriormente se transportan en vehículos refrigerados hasta la bodega donde pasa por la mesa de selección manual.

La vinificación es tradicional por parcelas para respetar así las diferentes expresiones de cada viñedo. Una vez que las uvas están en la bodega, se procesan utilizando tecnología de última generación que asegura que los vinos reflejen todo el carácter de los viñedos. El mosto fermenta en depósitos de acero inoxidable y permanece en contacto sobre sus lías durante un periodo variable que fluctúa en función de la añada hasta su clarificación y posterior embotellado.

En la vinificación de Pezas da Portela se introduce la madera de roble francés, lo que permite asegurar una mayor longevidad al vino. Los vinos fermentan en barrica a bajas temperaturas donde permanecen en roble en contacto con sus lías con batônnage diario. Posteriormente, estos vinos se separan de la madera y pasan nuevamente a depósito de acero inoxidable para su ensamblado final. Allí permanecen durante más tiempo hasta su clarificación y embotellado. Una vez embotellado, el vino permanece en la bodega, donde el tiempo y la paciencia obra verdaderos milagros.

En Valdesil trabajan con barricas de roble francés de mayor tamaño que el habitual, especialmente pensadas para la elaboración de vinos blancos que no requieren fuertes tostados.