in Cava

Caves Mestres

Mestres. 30 generaciones. 700 años.

Cavas Mestres remonta su origen a nada más y nada menos que al año 1312, con la fundación de la bodega por parte de los antepasados de la actual generación. Durante 30 generaciones, han sabido conservar la tradición y filosofía de elaboración de los primeros vinos creados por la familia, que a día de hoy todavía se siguen obteniendo de forma completamente artesanal.

Fue en el año 1925 cuando José Mestres Manobens decidió incorporar al vino original que se elaboraba en la bodega una segunda fermentación al estilo de los que se elaboraban en Champagne, y fue tres años después cuando este mismo hombre descorchó la primera botella de vino espumoso de la familia elaborado siguiendo el método tradicional.

El espíritu innovador de José Mestres le llevó a crear en 1945 el primer cava sin azúcar añadido después del degüelle, al que llamó VISOL (VIno SOLo). Esta filosofía continuó con su hijo Antoni, que introdujo las barricas de madera en la primera fermentación del mosto para obtener el vino base del futuro cava.


La crianza

Precisamente las largas crianzas son una de las señas de identidad de los espumosos de Mestres. De hecho, actualmente algunos de sus cavas tienen crianzas ya en botella que superan los 10 e incluso 15 años, con lo que se busca una mayor integración del carbónico y que se active el proceso de autólisis o autodestrucción de las levaduras.

Para los cavas, Mestres utiliza solo uvas autóctonas como la Xarel·lo, la Parellada, la Macabeo, la Trepat o la Garnacha. Para ello se surten de viñedo viejo propio, que alcanza una edad media de más de 50 años, y también viñedo más joven controlado.

Ya en bodega, una de las singularidades de la elaboración de esta casa es la utilización del tapón de corcho en la botella durante la segunda fermentación. Aquí, a diferencia de la mayoría de bodegas, se utiliza también el tapón de corcho a la manera tradicional, lo que permite una microoxigenación del vino que se traduce en un carbónico más fundido e integrado, una evolución de aromas más rica en matices, y la formación de moléculas más complejas durante la autólisis de las levaduras.

Este método, aunque más costoso económicamente, permite obtener un resultado que se aprecia tanto en nariz como en boca, con vinos muy estructurados, intensos y con un carbónico menos agresivo. Todo sin perder la sensación de frescor que caracteriza a los mejores cavas del mercado.


Fichas técnicas

Coquet   Descargar ficha técnica

Visol   Descargar ficha técnica

Elena rosé   Descargar ficha técnica

Clos nostre senyor   Descargar ficha técnica

Clos damiana   Descargar ficha técnica

Mas Via   Descargar ficha técnica